Bonna es bueno en Bonn

“Estoy apasionado por el café.”

Muy bien. Pero, ¿apasionado cómo?

¿Te provoca, acaso, un desbordamiento de ira? (quizá si se acabó tu pedido favorito)

¿Brincas del júbilo? (bueno, por la cafeína puede ser)

Se supone que estar apasionado por algo trata de solamente las pasiones claras, no oscuras.

Me alegra apostar que, efectivamente, un barista puede decir, “me apasiona el café”, y estar impulsado por puros motivos positivos.

Ivonne Bordelois, en su libro Etimología de las Pasiones, traza la alegría a través de las raíces de las lenguas.

Alegría, en antiguo germánico, es <gahi>. Esta palabra también está relacionado con “lo impulsivo y repentino”, que vincula el significado transcendental de alegría con velocidad (alacritas en latín, alegría en español).

Entonces, para los alemanes, la alegría tiene que ver con lo que nos estimula, nos acelera, con lo que hace girar el mundo de trabajadores en oficinas alrededor de las 10 am. Bendito café.

Gahi.

Café.

Son pequeños saltos entre consonantes sonoramente parecidos y con significados similares:

De la G a la C, como en agrio y acrimonia

(ácido, la característica de café bueno)

De la H a la F, como de la raíz indoeuropea *leubh (amar, desear) proviene el anglosajón lioef (querido)

(Liebe, en alemán, love en inglés)

Gahi                Alegría            Amor

Café                Café                Ácido

¿Y dónde esta la cerveza?

German Chancellor Angela Merkel and Nestle CEO Paul Bulcke Source: http://eatocracy.cnn.com/2013/08/26/coffee-klatsch-657/
German Chancellor Angela Merkel and Nestle CEO Paul Bulcke
Source: http://eatocracy.cnn.com/2013/08/26/coffee-klatsch-657/

Resulta que los alemanes modernos están más apasionados por el consumo del café, ese granito escondido en una roja cereza, que la cerveza.

“Germans drinking 149 liters of coffee per person on average last year – exceeding quantities of water or beer by far.”

The German Coffee Association: Traditional roots, but modern topics with a future orientated view.

Según ellos, regresamos a las raíces tradicionales para entender el consumo actual de café en Alemania.

La ciudad de Bonn, la segunda en importancia política, fue la primera fundada en el país. Fueron los Romanos que llegaron y vieron que todo estaba bien, así que al asentamiento pusieron el nombre latín Bonna.

Del latín <bonulu> viene el español bueno.

Y hablando de migraciones y movimiento de bienes, de Etiopia viene el café que consumimos hoy en día. Curiosamente, en su país original no lo llama <café> ni ningún derivado parecido. En Etiopia, café es Bonna.

Bonna por lo bueno.

Advertisements

One thought on “Bonna es bueno en Bonn

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s