Juegos de palabras que se pierdan en la traducción de un anuncio de embarazo

En el juego de palabras, el riesgo de malentendidos es doble. Entre más amplio el sentido literal, más estrecha la posibilidad de bromear. Los posibles resultados esperados de una broma de palabras:

1.) Mirada en blanco: no entendió el chiste, y ​​ahora te sientes obligado a explicarlo y que pierdan aún más su interés

2.) Gemido: sí entendió el chiste, pero ahora piensa que eres menos gracioso que antes

3.) Guiño, sonrisa de lado, risita, leve carcajada: sí entendió el chiste, lo apreció y ya está tramando su próximo juego de palabras para poner a prueba tu propio ingenio

Fíjese que incluso el mejor resultado no es una risota completa. Contar este tipo de chiste no llevará su público a golpear las rodillas, pisotear con los pies ni limpiar los ojos de lágrimas de alegría. A mí me gusta expresar mi alegría en exceso para sobre compensar todo el reconocimiento perdido que seguramente el bromista ha sufrido en el transcurso de sus años humorísticos. Normalmente tengo una personalidad reservada en reuniones públicas, pero su intento de hacer un juego de palabras provocará una gran explosión de risa en mí… incluso si soy la única en reírse en toda la sala. Luego se cerrará de golpe la mandíbula agitada y se retirará la tortuga en relativo silencio hasta que se le ocurra otra ingeniosa ocurrencia. Que vivan los ñoños que dominan el poder de la palabra.

Ahora bien, imagínese los obstáculos al traducir un juego lingüístico. El doble sentido con el doble de público por idioma tiene la mitad de posibilidades de ser entendido, mucho menos apreciado. A menudo un juego de palabras se basa en el significado literal de una palabra o frase que regularmente se interpreta en un sentido figurado. La traducción literal pone bajo la lupa a tres palabras y hace la vista gorda al resto de la oración. Es presa fácil para el fracaso y una mala traducción. Para la traducción, una regla general es no traducir literalmente, palabra por palabra, sino tener en cuenta las pistas contextuales y traducir en función del sentido general del documento. El contexto es el rey en la traducción.

Los juegos de palabras, los eufemismos, la jerga y los chistes son algunas de las cosas más difíciles de traducir. Sí gimo, pero nunca me río, a una frase idiomática mal traducida. El chiste se perdió en el traductor, y ojalá que ese traductor haya perdido su trabajo. La clave está en encontrar un equivalente culturalmente apropiado.

Por ejemplo, en inglés, cuando llueve duro, solemos decir “it’s raining cats and dogs“. La mala traducción literal en español sería “están lloviendo gatos y perros”, mientras que una expresión común en español es “está lloviendo a cántaros”. Esto podría volver a traducirse incorrectamente al inglés como “it’s raining pitchers“, en lugar del dicho más familiar de “it’s pouring buckets outside“, que en español sería como decir “están derramando los baldes afuera”.

¿Más claro que el agua? Pues, por ser más confuso y mostrar el lado humorístico que heredé, mi padre solía preguntarnos más bien ¿más claro que el lodo? Sin saber si la respuesta correcta debía ser un sí o un no, dejábamos escapar una risita para satisfacerlo.

Aunque yo sabía todo esto de antemano, no pude resistir la tentación de usar expresiones idiomáticas en inglés, y después luchar con la traducción al español,  para anunciar hace poco mi embarazo a nuestras familias biculturales.

Dado que mi pareja y yo trabajamos en el sector del café (el desde el campo con los productores, y yo en el campo de traducción de los documentos de los proyectos), el tema era obvio. Para hacer nuestro anuncio, íbamos a “derramar los granos” (el dicho en inglés es “to spill the beans“). Literalmente, abrimos una bolsa de café y derramamos los granos tostados sobre la mesa. Sobre la mesa de café, para ser más precisos.

IMG_8265Para un angloparlante, es bastante fácil de entender que teníamos un secreto para revelar con la frase en inglés, “to spill the beans” (“estamos derramando los frijoles”), aprovechando que “bean” funciona igual para “frijol” como “grano de café”. Pero en español, se perdió el juego de palabras para el café y tuvimos que simplificarlo al bastante aburridor “tenemos algo que contar”. La frase idiomática equivalente en Colombia para “tenemos noticias” es “tenemos una chiva”.  Literalmente, se traduce horriblemente al inglés como “tenemos una cabra”…en lugar de un feto humano. ¡Ay no!

IMG_8264La segunda imagen en nuestro anuncio fotográfico fue de una tetera en la estufa al lado de una prensa francesa. En inglés jugamos con la palabra “brewing“, que sirve tanto para preparar el café como para significar todo lo que se está desarrollando, en el proceso de preparación, esperando en el horizonte: una idea, una tormenta, una revolución, una gestación. El paralelo entre el calor y la cocina se evidencia en otros eufemismos del embarazo en inglés, como “un bollo en el horno” o simplemente “horneando”. Para agregar suspenso y llevar a la tercera y última foto, agregamos “Brewing and ready in…”. Ahora, el verbo “to brew” se aplica en español estrictamente a la preparación de una bebida, por lo que hubiéramos tenido que dejarlo muy específico al café, “preparando el café y listo en …” y así perder la doble connotación. Así que eliminamos “el café” y esperamos que la tercera imagen aclarara las cosas.

IMG_8267Cualquier cliente de la cadena de café Starbucks sabe que pedir una taza alta, grande o regular sigue una medida poco definida, o más bien particular a esta empresa. Los estadounidenses beben el café generalmente en porciones extra grandes. Se requieren tres pocillos colombianos apilados para alcanzar una taza de café estadounidense. Un pocillo de Café de Colombia (¡Bebé!) pareció miniatura puesto en medio de dos termos imponentes de café (¡Mamá y Papá! Obvio, ¿no?). La fecha esperada de abril / abril 2018 lo dejó muy en claro, o al menos eso pensamos.

Lección aprendida: Hay que decirlo sin rodeos. Hay que ir al grano, no usar el grano como un símbolo idiomático. O si no, estar preparado para deletrearlo veinte minutos después a su suegra desconcertada. Una vez que ella estalló con entendimiento, sus lágrimas de alegría borraron todos mis errores lingüísticos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s