Buenos días, un tinto por favor

Muy buenos días a todos. ¡Feliz día nacional del café!

Nunca salen de moda los buenos modales. Les comparto este aviso de un café colombiano que ama a las personas bien educadas más que a la plata.

buenos dias un tinto por favorOjalá que todos los días sigamos este ejemplo lindo de empezar el día con un saludo cordial (a su barista, a su pareja, a su mamá) a cambio de una taza sabrosa de tinto. Y que vaya rodando esta pelota de cortesía y amabilidad por el transcurso del día.

—————————————————

A very good morning to you all. Happy National Coffee Day!

Good manners never go out of style. I’m sharing this sign from a Colombian cafe that loves polite customers more than money.

It reads:

One cup of coffee $1500

One cup of coffee, please $1000

Good morning, one cup of coffee please $800

Hopefully every day we can follow this charming example of how to start our day, by giving a cordial greeting (to your barista, your partner, your mom) in exchange for a tasty cup of coffee. Let’s then keep this ball of courtesy and kindness rolling for the rest of our day.

Advertisements

Educación espresso al primer grado

Las ideas que se meten en las cabezas de los niños.

Un día, de la nada, Camilo le dijo a su tío, “Mañana puedes estar en mi colegio a las 7 de la mañana. La profe ya dijo que sí.”

“¿Sí a qué?”

El sobrinito en primer grado había tomado la iniciativa de organizar una charla educativa para su aula. Le invitó a su tío — mi esposo, el experto de la familia en café — a hablar sobre café.

IMG_5920

Casi brincaron de sus sillas de la emoción al escuchar la historia (bien sea mito, leyenda o verdad) del pastorcito africano y sus cabras cargadas de cafeína.

¿Y por qué se pusieron tan alegres y activos las cabras después de comer esos fruticos rojos?

Seguro que quisieron cabriolar también, pero solo agitaron sus brazos energéticamente para gritar la respuesta.

¡¡¡POR LA CAFEINA!!!

¿Y qué es lo que les daba a las cabras la cafeína?

¡¡¡ENERGIA!!!

Sí, claro está. No podría ser más preciso pedir una muestra de energía de unos niños de seis años.

Y sin ninguna dosis matutina de café. Desayunaron arepa, huevo, una papa cocida, Kellog’s.

Para canalizar esa energía pura, dividimos los 30 niños en los grupos Café con Leche, Café Granizado, Cappuccino y Tinto para hacer unas carreras a la pizarra, agarrar una bolita roja (ojo que no podían coger la verde) de los 4 arbolitos de café dibujados y contestar preguntas sobre lo que aprendieron en la charla.

IMG_5932

La niña quien se acertó dos veces nos contó que a su mamá le gusta mucho el café: “Mi mamá va a Juan Valdez en la mañana, en la tarde…y en la noche.”

IMG_5924

Empezando por esa aula de jóvenes informados y apasionados por el café, ojalá que la nueva generación de consumidores colombianos de café exijan la calidad que se merecen: granos locales, recién molidos, nada de ese polvo instantáneo en vasitos plásticos.

IMG_5935

Y ahora la pobre profe va a tener que lidiar con ofertas de “¿Mi hermano es mecánico, puede venir también?”